Merienda Tour

Almacén de Antojos, en Colegiales

Barrio de Colegiales, de aquel lado de las vías. Esas calles empedradas tan pero tan hermosas y tranquilas. Reunion de trabajo en un estudio que tomo la sabia decisión de “descentralizar” y mudarse a “las afueras” del microcentro. Sabios.
Y ellos eligieron Colegiales (o el barrio los eligió a ellos?) . Otros que eligieron Colegiales son la agradable gente de Almacén de Antojos y yo, luego de una ardua reunión de trabajo, los elegí a ellos, a sus medialunas y al Led Zeppelin que sonaba tímido en los parlantes del lugar.

Ver nota completa de Almacén de Antojos, en Colegiales

Café Crespin, en Villa Crespo

Sábado a la tarde, luego de recorrer a pie el “topishimo” barrio de Palermo Soho acompañando a mi novia a realizar unas compras en su librería favorita de la zona, decidimos que ya era tiempo de llenar el estomago con algo, pero en medio de la muchedumbre palermitana optamos por alejarnos un poco de la zona y conocer un lugar nuevo, en este caso Café Crespin. Lugar que había oído nombrar de la boca varias personas me resulto la opción perfecta para la ocasión.

Ver nota completa de Café Crespin, en Villa Crespo

Le Blé, en Colegiales

Luego de una tarde llena de ocupaciones hogareñas (compra en el super, visita a tienda de provisiones para la construcción y decoración de la casa) el hambre de no haber almorzado nos pegó de lleno y, raudos y con ruiditos en el estómago, recordamos una merienda memorable hace unos meses atrás -cuando Merienda Tour ni siquiera era una idea- e hicimos una re-visita a un lugar que no era nuevo pero que quisimos volver a experimentar bajo una mirada ahora más profesional y exigente. Un lugar conectado con lo francés, donde las medialunas se llaman croissants y las magdalenas, muffins.

Ver nota completa de Le Blé, en Colegiales

Miranda, en Palermo

Jueves por la tarde, 6.30pm y ya era de noche en Palermo. En un encuentro casual con la excusa de una merienda nos dirigimos a Miranda, una bonita esquina en medio de Palermo Hollywood, lugar al que ya habíamos ido unos meses atras, cuando este proyecto todavía era una ilusión. Miranda de Palermo es en realidad un restaurant que sirve algo de meriendas, con menues con gran variedad de opciones (demasiadas para mi gusto) que van desde típicos cafe con leche y submarino, hasta limonadas, cervezas y licuados de frutas variadas.

Ver nota completa de Miranda, en Palermo