Merienda Tour

Freddo, en Palermo

Caminando por las calles de Palermo, con 35 minutos de tiempo de sobra para llegar puntual al ensayo de #NerdRock (por cierto, bajense el disco!), esquivando a Voltaire (por obvias razones) nos chocamos con un cartel en la puerta de una heladería de la cadena Freddo. Sabido era que algunos locales de Freedo se animaron a un poco de cafetería para capear la temporada invernal, pero desconociamos de este menú de merienda.

Ver nota completa de Freddo, en Palermo

Voltaire coffee & deli, en Palermo

¿Ustedes saben lo que es una hipótesis contrafáctica? Es algo así como un postulado incomprobable que reza “Qué hubiera pasado si…”. Un poco con esa sensación nos quedamos en nuestra visita dominical a Voltaire, reducto hiper-palermitano si los hay, enclavado en una esquina preciosa del barrio: que hubiera pasado si hubiéramos elegido otro lugar y no este para la merienda de un día de absolut fiaca? Porque la experiencia fue, para resumirla en una palabra, incómoda.

Ver nota completa de Voltaire coffee & deli, en Palermo

Tienda de Café, en Belgrano

En el Dia del Trabajador, estos dos bloggers indómitos pasaron el día abocados a tareas hogareñas tipicas de una post-mudanza. Por eso, la merienda era un oasis deseado y un reto: encontraríamos un lugar abierto el que -se supone- es el más férreo de los feriados? Afortunadamente, en el corazón de nuestro barrio encontramos una repleta sucursal de Tienda de Café.

Ver nota completa de Tienda de Café, en Belgrano

Delicious Café, en Recoleta

Viernes de Pascua, feriado, poca gente en la calle y un frío que todavía no se anima a tomar por completo la ciudad. Un amigo, @russoland, vecino de Delicious nos dice: «Venganse a tomar un café», y para nosotros -porteños por adopción pero con algunas costumbres bien arraigadas- cualquier excusa es buena para un café con amigos y, de paso, una merienda para Merienda Tour.

Ver nota completa de Delicious Café, en Recoleta

Mimi, en Belgrano

Descripción Mudarte y estrenar barrio es una gran manera de encontrar lugarcitos ocultos que pueden dar buen refugio y que sirven de marco para pasar un buen momento entre amigos o en soledad. Belgrano, barrio que hemos transitado innumerables veces desentrañando los secretos de la comida del día que más nos gusta, nos volvió a…

Ver nota completa de Mimi, en Belgrano

Las Violetas, en Almagro

Si tuvieramos una maquina del tiempo, tomaríamos sin pensarlo un viaje a algún momento entre el fin del siglo 19 y principios del 20: nos dariamos una vuelta por el esplendor de la Buenos Aires de esa época, no por nada recordada como uno de los momentos más brillantes de esa ciudad que tanto amamos. Y aqui estamos, en Las Violetas…

Ver nota completa de Las Violetas, en Almagro

Tea Break, en Palermo

Dando vueltas un día de semana buscando un lugar nuevo para merendar. Sin ninguna recomendación en mente, tratando que no se haga muy tarde. El transito insoportable y conseguir un lugar para estacionar, imposible. Abrimos nuestro Foursquare y buscamos “coffee” al grito de “a ver si servis para algo, foursquare!”.. y segun nuestra locación, nos recomendó Tea Break.. y alli fuimos.

Ver nota completa de Tea Break, en Palermo

Bartola, en Palermo

Merienda Tour y Bartola tienen una historia particular: asi como les contamos alguna vez que Amores Porteños fue el primer lugar que nos recibio (mal) en los albores de este blog, lo cierto es que Bartola fue el primer lugar en el que esta dupla de merendadores de hecho concretó la merienda inaugural luego de un derrotero por otros dos lugares. En esa oportunidad, porque nos quedamos sin luz para las fotos y porque llegamos casi al cierre no pudimos hacer la review como nos pareció que el lugar merecía.

Ver nota completa de Bartola, en Palermo

Bar La Esperanza, en Belgrano

Todos tenemos algún lugarcito (tienda de ropa, bar, plaza o parque) por el que pasamos de manera frecuente y cada vez decimos “¡Tengo que venir acá!”. Y después, por razones desconocidas, nunca lo hacemos; por eso, cualquier día es un excelente momento para tachar un lugar de los pendientes y convertirlo en una experiencia para contar. Algo así nos pasó con La Esperanza, un rinconcito escondido en una esquina soleada, que se transformó en uno de los descubrimientos más agradables desde la inauguración de este blog allá por el (cada día más lejano) mes de abril.

Ver nota completa de Bar La Esperanza, en Belgrano

Anetta, en Palermo

Todavía helaba en la city cuando una tardecita nos antojamos con una merienda potente, plena de carbohidratos. Y recordamos que cuando iniciamos este blog hace unos meses atrás, algunos lectores amigos nos recomendaron varios lugares. Así es como llegamos a Anetta (cocina casera de la abuela italiana) , un lugar que con la mejor onda y buenas referencias nos hizo descubrir @PantuflaCuantic .

Ver nota completa de Anetta, en Palermo